Blog

3 tips para independizarte y no fracasar en el intento

¿Es el momento adecuado para hacerlo? ¿Ya se me hizo tarde? Encuentra las respuestas a estas preguntas y cómo afrontar el camino a una vida independiente aquí.

Independientemente de cuándo tomemos la decisión, hay un momento en la vida de todo adulto en el que sentimos que es el momento de comenzar otra etapa de nuestras vidas. Así es, es ese instante en el que nos damos cuenta de que para crecer debemos dejar nuestro primer hogar: ese lugar en el que aprendimos, reímos y vivimos incontables #InstantesCristar junto a nuestros padres. Si este es el punto en el que te encuentras actualmente, te recomendamos leer este artículo hasta el final, ya que aquí te presentaremos 3 tips para independizarte y no fracasar en el intento.

1. No tomes una decisión apresurada: Aunque nos encantaría tenerlo, no existe un “Manual de la vida”, por lo que no hay una edad indicada para tomar la decisión de independizarte. Por más que nos cueste ser conscientes de ello, debemos evitar compararnos con otras personas que nos rodean y entender que cada uno vive su vida al ritmo al que le parece correcto y funciona para él o ella, por lo que incluso si nuestra mejor amiga se mudó a un apartamento propio hace 5 años y nosotros aún vivimos con nuestros padres no significa que ella sea más o menos exitosa, sino que ese es el ritmo al que ha decidido llevar su vida.

Aunque no exista una edad exacta a la que debamos decidir irnos de casa, sí hay algunos indicadores que nos podrían identificar cuándo es un buen momento para tomar ese camino, como:

  • Ser capaces de generar un buen nivel de ingresos propios, el cual nos permite contribuir con los gastos del hogar, asumir por completo nuestras obligaciones financieras y ahorrar dinero.
  • Sentir la necesidad de tener mayor privacidad, incluso cuando tenemos un propio cuarto y espacio de trabajo en la casa que compartimos con el resto de la familia.
  • Identificar que la ubicación de nuestra vivienda actual no es la óptima para la fase de la vida en la que nos encontramos. Por ejemplo: el punto en el que se encuentra era óptimo hace 10 años, porque está a pocos minutos del colegio o la universidad en donde estudiamos, pero ahora que tenemos un puesto de trabajo en una empresa que se ubica al otro lado de la ciudad, nos sería más útil vivir cerca de ese lugar para ahorrar tiempo y dinero en nuestros trayectos diarios.
  • Pasar más tiempo compartiendo con personas que no viven contigo, como puede ser nuestra pareja o grupo de amigos. Esto no significa que hayamos dejado de querer a nuestros padres y hermanos, pero sí que en este momento de nuestras vidas quizá nos sería más útil tener cerca a las personas con las que compartimos más tiempo actualmente.

Identifica las señales, y si te sientes identificado por lo menos con la primera del listado y otra, es posible que sea un buen momento para tomar la decisión de mudarte a una vivienda propia.

2. Pasa un día entero anotando los implementos que usas en tu vivienda actual: Lastimosamente, independizarse no consiste únicamente en encontrar el apartamento o casa en el que queremos vivir, decidir si lo compraremos o arrendaremos, y mudarnos a él. Es un proceso más complicado en el que es fundamental que tengamos en cuenta los objetos con los que tendremos que dotar ese nuevo hogar para que lo podamos habitar con todas las comodidades de las que hemos disfrutado hasta ahora en casa de nuestros papás.

Para no pasar nada por alto, podemos darnos a la tarea de pasar un día entero anotando todos los implementos que usamos, desde lo más básico hasta lo específico, como la cama en la que nos despertamos en las mañanas, el cepillo de dientes que usamos luego de desayunar y, por supuesto, la vajilla que utilizamos por lo menos tres veces al día.

Lo bueno de esto es que gracias al nuevo comercio virtual de Cristar, que puedes visitar en tienda.cristar.com.co, este punto será muy fácil de resolver, ya que allí encontrarás todo lo que necesitas para dotar tu nueva cocina, y lo mejor de todo es que podrás ordenarlo a domicilio por internet en cuestión de minutos, y llegará hasta la puerta de tu casa días después.

Además de esto, ten en cuenta también los electrodomésticos que usas todos los días, como la plancha, televisor, computador, microondas, entre otros. Te sorprenderás con lo largo que es el listado una vez lo revises cuando termine el día.

3. Comienza a adaptarte a tus nuevas rutinas antes de mudarte: Ya tomamos la decisión, encontramos el lugar ideal, y anotamos todo lo que necesitaremos para hacer el trasteo a nuestro nuevo hogar. Sin embargo, hay un punto que no hemos tenido en cuenta, y es el cambio en nuestras rutinas que esto representará. Puede que pensemos que al vivir más cerca de nuestro trabajo tendremos una media hora extra de sueño, pero esto puede no ser así. ¿Por qué? Al vivir solos, nuestros padres ya no nos despertarán en las mañanas, ni se asegurarán de prepararnos el desayuno antes de ir al trabajo, por lo que quizá debamos despertarnos a la misma hora que lo hacemos actualmente, o incluso más temprano.

Para que no debamos a acostumbrarnos de golpe a esta nueva realidad una vez comencemos a vivirla, es aconsejable que empecemos a vivir de forma más independiente desde antes de mudarnos, asegurándonos de que somos capaces de levantarnos en la mañana por nuestra cuenta, prepararnos nuestros propios alimentos en nuestra vajilla Cristar preferida y que podemos valernos por nosotros mismos para labores básicas como coserle un botón a nuestra camisa preferida o reparar nuestro vehículo cuando no quiera arrancar.

Si nos cercioramos de ser capaces de atender estas labores sin la ayuda de nuestros padres antes de dejar su vivienda, tendremos la certeza de que estamos un poco más preparados que antes para comenzar esta nueva fase de nuestras vidas, en la que seguiremos creciendo por nuestros propios medios.

Ahora que leíste estos 3 tips para independizarte y no fracasar en el intento, ¿sientes que estás preparado para dar el paso? Recuerda, no hay respuestas correctas y erradas para esta pregunta, ni tampoco un momento exacto en el cual responderla. Lo importante es que lo hagas cuando sientas que sea adecuado para ti, y que una vez te mudes a tu vivienda propia no olvides visitar a tus padres cada semana para seguir compartiendo #InstantesCristar en familia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

two × two =