Ensalada arcoíris
Blog, Recetas

¿Cómo hacer una ensalada arcoíris?

¿Estás aburrido de preparar siempre la misma ensalada? Entra aquí y conoce el mundo de deliciosas posibilidades que la ensalada arcoíris tiene para ofrecerte.

El mejor complemento para balancear una comida y darle un toque refrescante es una ensalada. Además de ser fácil y rápida de preparar, no le aportará demasiadas calorías a nuestra comida, pero sí una cantidad y variedad de vitaminas y micronutrientes que son fundamentales para mantenernos sanos y fuertes.

En este caso, al igual que en muchos otros aspectos de la vida, en la variedad está el placer, por lo que en este artículo te presentaremos una guía para preparar una receta saludable de ensalada arcoíris, pero esta es una preparación flexible, a la que puedes quitarle o añadirle ingredientes según dispongas de ellos o no y tus preferencias personales. Lo importante, eso sí, es que al tratarse de una ensalada arcoíris es necesario que le incorpores alimentos de tantos colores como sea posible, para que así logres un plato con un impacto visual que está casi al mismo nivel que el de su sorprendente sabor.

Así pues, estos son los ingredientes y la preparación paso por paso que te recomendamos seguir para esta receta de ensalada.

1. Haz una base verde: Por colorida que sea la ensalada arcoíris, esta parte, como la mayoría de las recetas de ensaladas, de una base compuesta por vegetales verdes. Para esta puedes emplear los de tu preferencia, pero te recomendamos incluir algunas hojas de lechuga crespa, que le darán volumen a tu base, acompañadas de kale, también conocido como col rizada y que es uno de los denominados súper alimentos, ya que por sí solo te aporta vitaminas C, E, A y K, además de contener un alto aporte proteico, fibra y muchos minerales como el calcio, hierro, magnesio, potasio y zinc. Para finalizar, también te recomendamos añadirle espinaca a la base de tu ensalada, y podrías ponerle también un poco de cilantro picado para realzar los sabores.

2. Incorpora algunos vegetales morados: Este es definitivamente el color que se llevará el protagonismo en tu ensalada, tanto por su tonalidad como por la fuerza de su sabor, por lo que te recomendamos usar máximo dos de los ingredientes que te proponemos, y en cantidades menores a los de la base verde. Para formar esta tonalidad que contrastará con la anterior, podrías picar un poco de cebolla morada, rallar un cuarto de repollo o sumarle unas rodajas pequeñas de rábano. En este mismo nivel podrías incluir unos cuantos vegetales rojos, como tomates comunes o cherry y una cantidad mínima de pimentón o ají si deseas darle un toque picante a tu ensalada. Este nivel le aportará a tu ensalada diferentes fitonutrientes que vienen recargados por funciones antioxidantes.

3. ¡Llegó el momento del color del sol!: Para darle los últimos toques a esta receta casera, llegó el momento de añadirle unos cuantos ingredientes amarillos y anaranjados. Un infaltable en esta -y cualquier ensalada- es la zanahoria, que te recomendamos rallar o cortar en julianas para que sea más fácil de consumir y se mezcle mejor con los demás ingredientes. Además, también puedes ponerle a tu ensalada arcoíris unos cuantos granos de maíz, que le darán un toque dulzón a la preparación que contribuirá a nivelar los sabores más fuertes del nivel anterior.

4. Agrégale algunas grasas saludables: Si bien es cierto que el macronutriente que predomina en el aguacate es la grasa, ello no significa que este sea un alimento dañino para tu salud y tu dieta. Por el contrario, la grasa monoinsaturada que le aportará el aguacate a tu ensalada es buena para tu circulación y la salud de tu corazón. Además del aguacate, puedes ponerle un toque crujiente a tu ensalada añadiéndole algunas almendras trituradas o semillas de girasol, que le darán un nuevo nivel de textura y sabor a tu plato saludable, que está cerca de estar terminado.

5. Dale los últimos toques y sírvela: Para finalizar, si deseas añadirle una proteína animal, te recomendamos ponerle unos cuantos trozos de pollo a la plancha a tu ensalada, lo que le dará un sabor similar a una de tipo César. Por último, no olvides echarle un poco de sal para realzar todos sus sabores, y un poco de limón para añadirle un poco de ácido que seguramente no estará de más. Si vas a servirla para comer en casa, te recomendamos usar un plato auxiliar o un bowl de tu vajilla Cristar para que puedas disfrutar sus sabores por separado, o si quieres llevarla al trabajo como un snack o almuerzo saludable, podrías probar empacándola en uno de nuestros Jarro Vintage. ¡Ensalada en vaso para comer cuando y donde quieras!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

five × two =