Cheesecake de chocolate
Blog, Recetas

Receta de cheesecake de galleta de chocolate

Aprende a preparar el mejor cheesecake casero aquí. ¡No necesitas horno! Con tu nevera y unos cuantos ingredientes fáciles de conseguir basta.

¿Quién dijo que para preparar un delicioso postre es imprescindible contar con un horno? ¡Nosotros no! En este artículo te presentaremos una deliciosa receta de cheesecake de galleta de chocolate que podrás preparar en casa en cuestión de minutos haciendo uso de tu nevera, unos cuantos ingredientes y, por supuesto, tu refractaria Cristar favorita. Toma papel y lápiz, o copia y pega el siguiente párrafo en la aplicación de notas de tu celular, porque a continuación te presentaremos el listado de ingredientes que necesitarás para realizar esta deliciosa preparación.

Un cheesecake casero se divide, básicamente, en dos partes fundamentales: la base, que es la que le da el toque crocante a esta receta tradicional, y la crema, que es el punto en el que se encuentra el balance perfecto entre la acidez del queso crema y el dulce del chocolate. Es por esto que dividiremos el listado de ingredientes necesarios y la preparación de este delicioso postre en estas dos partes. Sin más preámbulos, esto es lo que necesitarás llevar a tu cocina antes de comenzar.

Ingredientes (9 porciones personales)

Para la base necesitarás
– 8 paquetes de galletas de chocolate y crema de vainilla (cada paquete es de 36 gramos, aproximadamente).
– Media taza de crema de avellanas.

Para la crema necesitarás
– 2 tazas de queso crema
– 1 taza de yogur griego natural
– 6 cucharadas de crema de leche
– Media taza de cobertura de chocolate negro
– 5 chocolatinas rellenas de crema de vainilla (opcional)

Preparación de la base

Para comenzar, separa las dos mitades de las galletas y retírales la crema de vainilla del medio. ¡No la botes! Nos será útil más adelante para la crema. A medida que separas las galletas, tritúralas en pedazos más pequeños con tus manos y ponlas en un bowl Cristar. Una vez que hayas triturado los 8 paquetes de galletas de chocolate, es momento de pulverizar por completo las galletas.

Hay dos maneras de completar este paso, elige la que consideres más adecuada teniendo en cuenta los implementos que tengas en tu cocina. La primera forma -y más recomendada- consiste en tomar tus galletas previamente trituradas y pulverizarlas utilizando un procesador de alimentos.

Sin embargo, si no tienes este implemento a la mano hay otro método con el que podrás obtener un resultado similar. Mete las galletas trituradas en una bolsa limpia, aplánala sobre la barra de la cocina y con tus manos dale golpes a las galletas para que se desintegren. Luego de esto, puedes utilizar una cuchara o tenedor para perfeccionar aún más el proceso, y por último, volverlas a servir en un bowl Cristar, y con la ayuda de un mortero darle el toque final.

Independientemente de cuál de los dos métodos elijas, lo importante es que al finalizar este paso tengas la base de galleta pulverizada, casi como harina. Una vez esté así, separa un poco de esa galleta para incorporársela más adelante a la crema. Ahora bien, la base no se compone solo de este ingrediente, por lo que emplearemos media taza de crema de avellanas como compactador. Para esto, asegúrate de tener la crema casi líquida, pero no caliente. Te recomendamos derretirla un poco con la técnica de baño María o en el microondas.

Incorpora poco a poco la crema de avellanas al resto de la galleta pulverizada y revuélvelos hasta que los dos ingredientes formen una mezcla homogénea. Ten en cuenta que la proporción de galleta debe superar la de crema, por lo que si sientes que la mezcla te queda muy cremosa es recomendable triturar otro paquete de galletas y añadírselo posteriormente.

Una vez tengas lista la mezcla, es el momento de sacar tu refractaria Cristar preferida (para esta receta te recomendamos usar una rectangular de 1.8 litros de capacidad) y distribuir la masa por todo el fondo, de tal manera que tenga la misma altura en cada parte

de la superficie. Luego puedes usar la parte trasera de una cuchara para terminar de esparcir la base de galleta por la refractaria y dejarla lista para proceder a la preparación de la crema. Una vez te hayas asegurado de que tu base de galleta quedó homogéneamente esparcida por el molde, llévalo al congelador, y déjalo allí durante 30 a 60 minutos.

Preparación de la crema

¡Ahora llegó el momento de la verdad! Lo que convertirá a tu cake en un verdadero cheesecake. Para esto necesitarás el bowl Cristar más grande que tengas, ya que el primer paso que debes hacer es mezclar allí las 2 tazas de queso crema, la taza de yogur griego y las 3 cucharadas de crema de leche.

Una vez tengas esto listo, es necesario darle sabor a esa crema, y para eso usaremos los dos últimos ingredientes del listado que te compartimos más arriba, y el triturado de galleta restante que reservamos del paso anterior. Pon a hervir una olla de agua, y dentro de ella a su vez inserta una olla más pequeña en la que esté la media taza de cobertura de chocolate negro y las 5 chocolatinas rellenas de crema de vainilla (en caso de que optes por no usar este ingrediente, puedes usar una taza completa de cobertura de chocolate negro).

Con esto lo que conseguiremos es aplicar la técnica del baño María, con la que nuestro chocolate pasará de estado líquido a sólido. Una vez se haya derretido, déjalo reposar un momento para que se ponga a temperatura ambiente e incorpóralo a la mezcla del queso crema en el bowl Cristar que usaste previamente. ¡Notarás cómo tu crema pasa de color blanco a un tono chocolatoso en un instante!

Asegúrate de que todos los ingredientes de la crema queden muy bien mezclados, y una vez hayas terminado de revolverlos y haya pasado por lo menos media hora desde que pusiste la base del postre en el congelador, las dos partes del cheesecake estarán listas para unirse en tu refractaria Cristar.

Así como hiciste con la base de galleta, distribuye la crema de manera uniforme por toda la refractaria. Un tip que puedes aplicar para que se asiente mejor es golpear levemente la base del molde contra la barra de tu cocina. Una vez estés satisfecho con la distribución de la crema, puedes añadirle chocolate rallado o galleta triturada a la parte superior del postre, y ya estará listo para terminar de prepararse en tu nevera.

Déjalo reposar por lo menos 8 horas en la nevera, ¡y ya está! Es el momento de disfrutar un #InstanteCristar compartiendo con tu familia un delicioso cheesecake casero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 × 1 =